El mejor Pierre Bonnard se exhibe en la Fundación Mapfre de Madrid a unos pasos del Aparthotel Serrano Recoletos (www.apart-hotelserranorecoletos.com)

El mejor Pierre Bonnard se exhibe en la Fundación Mapfre de Madrid a unos pasos del Aparthotel Serrano Recoletos (www.apart-hotelserranorecoletos.com)

Las salas de la Fundación Mapfre, en el Paseo de Recoletos, a tan solo unos pasos del Aparthotel Serrano Recoletos (www.apart-hotelserranorecoletos.com)  acogen hasta el próximo 10 de enero, la primera retrospectiva que se hace en España del pintor francés Pierre Bonnard, una exposición organizada junto con el Museo D’Orsay de París y los Fine Arts Museums de San Francisco que recorre las principales etapas del artista galo.

En concreto, recoge la obra del galo durante más de 30 años y en cerca de 80 pinturas, una docena de dibujos y medio centenar de fotografías (en su mayoría nunca vistas en España), que han sido cedidas por más de 30 colecciones públicas y privadas, entre las que destacan la del D’Orsay, el Pompidou, la Tate de Londres, el National Museum of Western Art de Tokyo, la National Gallery of Art de Washington, y el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.

Precisamente, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, asiste esta misma tarde a la inauguración de la exposición, un acto al que también acudirá la Infanta Elena. Junto al vicepresidente de la Fundación, Antonio Núñez, y el director general del Área de Cultura, Pablo Jiménez, harán un recorrido guiado por los comisarios Guy Cogeval e Isabel Cahn.

FIGURA DECISIVA PARA EL ARTE MODERNO

Bonnard (1867-1947) fue una figura decisiva en el nacimiento del arte moderno. Miembro fundador del grupo simbolista de los ‘nabis’, sus piezas se enmarcan en la transición entre el postimpresionismo y el simbolismo, en un momento en el que la pintura estaba sufriendo una revolución a través del color, siempre muy llamativo, que acaba convirtiéndose en el tema predominante de sus obras, el principio organizador que estructura sus composiciones.

Influenciado por la pintura de Gauguin y de la estampa japonesa, Bonnard desarrolló un estilo propio y original que supo plasmar en distintos soportes, desde biombos hasta cuadernos de papel, carteles o pinturas murales de gran tamaño.

Fue definido como «el pintor de la felicidad» y, de forma parecida su pintura, bajo una apariencia de sencillez y alegre armonía, se revela compleja y llena de matices.

«Es un señor que crea una poética personal. Un mundo muy reducido temáticamente en el que gracias a una línea muy clara y el estallido del color, y de una gran pincelada, intenta convencernos de la belleza de la pintura, y de que un mundo puede ser mejor a través de la pintura. Intenta llevarnos a la idea y al sentimiento de una arcadia perdida», ha detallado Jiménez durante la rueda de prensa de presentación.

UN REFERENTE PARA LA PINTURA ESPAÑOLA DE LOS 80

Asimismo, ha resaltado que Bonnard fue la gran referencia para los pintores españoles de los 80, como el madrileño Carlos Franco, a quien no descarta invitar a la fundación para detallar cómo ha influenciado en su obra el francés. «Por eso tiene interés para nosotros porque explica una parte importante de nuestro arte más reciente. Es Bonnard la gran referencia», ha subrayado.

Según ha destacado, las piezas del francés se distinguen porque tienen una «gran propensión» hacia lo decorativo, «el arte como algo con lo que convivir», al mismo tiempo que ha resaltado que, aunque el color es lo que más llama la atención de Bonnard, el uso de la composición también es muy importante, sus juegos con los espejos, que meten al espectador en el cuadro.

A su vez, ha resaltado que es un pintor «muy reflexivo», que muestra sus personajes de forma aislada, e incluso en ocasiones llega a cortarles, dentro de ese juego en la composición del cuadro.

UNA RETROSPECTIVA ORGANIZADA POR TEMAS

Esta exposición realiza una visión completa de la obra de Bonnard. Por ello, se ha organizado por los temas que marcaron su obra, y no por su orden cronológico, según ha precisado Jiménez, quien ha destacado la muestra de los retratos, los cuadros de las bañeras, el periodo ‘nabi’ y el «final espléndido», con pinturas decorativas de grandes formatos, «un estallido de pintura» de un mundo «arcádico y feliz».

En concreto, la muestra comienza mostrando la influencia japonesa en la obra del francés, «el Bonnard ‘nabi'». En 1888, y con apenas 20 años, el artista galo fundó el grupo de los ‘nabis’ junto a compañeros de la Académie Julian. Se autodenominaron ‘profetas’ (significado de la palabra ‘nabi’ en hebreo) porque pretendían plasmar en sus pinturas una verdad que fuera más allá del mundo visible, y a través de la exaltación del color, la simplificación de formas y la trascendencia mística y enigmática de sus composiciones.

Frente a sus compañeros ‘nabis’, Bonnard se mostró contrario a las teorías artísticas dominantes en la época y prefirió plasmar en sus lienzos su mundo cotidiano, representando mayoritariamente temas de su vida familiar y de la intimidad de su hogar. Dentro de su interés por representar la cotidianidad, Bonnard produjo varias piezas representativas del cuerpo desnudo dentro del ámbito doméstico que pueden apreciarse en la exposición.

Bonnard tenía una cámara Kodak como muchos pintores de su tiempo y pueden apreciarse varias de estas fotografías, que registran momentos de la vida familiar. Así, realizó varias series de fotografías a su esposa Marthe, desnuda en un jardin. También hay una foto en la que aparecer Renoir de mayor y otra Monet. «Se interesó por la fotografía y su instantaneidad», ha señalado Guy Cogeval, aunque por un periodo «muy corto», ha apostillado.

Asimismo, una sala presenta una selección de dibujos que cubre distintas facetas de la producción del artista, incluyendo esbozos para proyectos decorativos, bocetos rápidos de la vida moderna que plasmó en litografías y carteles o bodegones de acuarela. Bonnard raramente pintaba al natural y solía realizar sus dibujos y acuarelas en páginas de pequeños diarios con los que capturaba los recuerdos.

La muestra de Bonnard alcanzó en París más de 500.000 visitantes, aunque la exposición de Madrid no está compuesta de las mismas piezas. «Es imposible mostrar la misma exposición dos veces, siempre hay novedades entre diferentes sedes», ha señalado Guy Cogeval.

Así por ejemplo, la comisaria científica de la exposición y conservadora jefe del D’Orsay, Isabel Cahn, señala que la última sala, con composiciones de paneles decorativos para residencias, es «diferente» a lo que se vio en Francia. «La última sala nos hace sentirnos como se sentía Bonnard en su minúsculo estudio. El ser partícipes de su intimidad», ha valorado.

Horario: lunes, de 14 a 20 horas. De martes a sábado, de 10 a 20 horas. Domingos y festivos, de 11 a 19 horas. La sala de exposiciones es de acceso gratuito.

Aparthotel Serrano Recoletos

www.apart-hotelserranorecoletos.com

C/Villanueva, 2, Madrid

Teléfono de reservas: 914319100

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *